Manifiesto de la Asociación Plántala cara al Bullyng con motivo de la celebración del Día 2 de mayo, día internacional contra el acoso escolar

El 2 de mayo es el día internacional contra el Acoso Escolar. La UNESCO, en 2013, decidió establecer este día para recordar cada año que, con el acoso escolar, vivimos una pandemia. Y no es una pandemia mediática, no salen diariamente las cifras de las personas afectadas en los telediarios, ni se contabilizan las vidas que se lleva por delante. Es invisible, silenciosa, como una enfermedad que va afectando al que la sufre hasta que los síntomas son tan evidentes que da reparo reconocer que no se detectó antes. 

Sólo los que la han padecido, son conscientes de su dimensión, del daño que causa en ellos y en los que los rodean.

La UNESCO, en su último informe sobre violencia en el ámbito infantil de 2019, nos advirtió que uno de cada tres menores escolarizados en todo el mundo, vive de cerca este mal. Nos advierte que no solo afecta a la víctima, (foco de burlas, maltratos, humillaciones, aislamiento), sino que también lo hace con aquellas personas que son testigos directos del maltrato a sus compañeros/as.                  

Normalizan estas situaciones y las proyectan en el futuro en su edad adulta haciéndonos a todos cómplices de otras formas de maltrato contra las que también luchamos como sociedad, pero que siguen siendo tan silenciosas, tan graves, tan difíciles de erradicar.

El informe PISA en 2018 concluye que “España se encuentra entre los países con el índice más bajo de exposición al acoso entre los y las estudiantes de 15 años.” Cita textualmente que “Además, alrededor del 17% del alumnado ha sufrido algún tipo de acoso en nuestro país, por debajo de la media de la OCDE (23

La última memoria anual publicada sobre convivencia en las aulas en la Comunidad Valenciana, 2016-2017, cifra una medida de 3 acosos al día en las escuelas

de la Comunidad Valenciana, y eso teniendo en cuenta los datos oficiales, que los reales (la mayoría se silencian) son muchos más.

La más frecuente en las incidencias registradas sigue siendo la violencia verbal, con un 64% de los casos, seguida de la violencia física, que es mucho menos frecuente. En cuanto al ciberacoso pasó de un 7 a un 16% en un año. Dato que claramente está en aumento, algo muy alarmante.

Día tras día, sin saberlo, hay familias que mandan a sus hijos/as a una zona en la que no se sienten protegidos, porque nadie se ha percatado de su situación, porque lo viven en silencio. Poco a poco su carácter cambia, se desvanece su alegría, se sienten extraños y apartados de una sociedad que les maltrata y no les ayuda. ¿Qué podemos esperar de ellos/as cuando crezcan?, la mayoría supera esta etapa y la oculta porque no quiere acordarse de lo que ha tenido que soportar. Otros u otras no tienen tanta suerte y arrastran la pena, los traumas, el rencor contra una sociedad que no les protegió cuando eran más vulnerables. Desgraciadamente a otros u otras ya no los podremos salvar: no pudieron soportar su realidad, no tuvieron la suerte de contar con una personalidad lo suficientemente fuerte para entender y solucionar su situación y escogieron dejar de sufrir.

Y deciden irse porque creen que han defraudado a sus padres y madres, a sus amistades, a la sociedad.

Esta es la realidad del Acoso Escolar. Nuestra sociedad ha dado grandes pasos en la erradicación de este problema: se dictaron leyes, se armaron instrumentos, protocolos, formación, sensibilización… Pero todavía queda mucho por hacer, tenemos mucho por delante porque un 17% no es aceptable.

La sociedad civil pide a nuestros gobiernos soluciones y quizás las soluciones sean complejas y dependan de muchos factores, pero nada de esto nos exime de la responsabilidad de aceptar la situación tal y como es. No nos exime de examinar de forma objetiva nuestros sistemas de educación para ver cuáles son los puntos en los que se falla.

 Cuando enviamos a nuestros hijos e hijas al colegio, lo mínimo que esperamos es que el sistema esté preparado, en primer lugar, para prever los posibles problemas que siempre habrá como el entorno de interacción humana que es, que esté lo suficientemente formado para intervenir y solucionar en estos problemas cuando se detecten, y para hacer autocrítica de los fallos que han existido para cuanto menos aprender de ellos y lograr que no se repitan.

Hoy en día vemos que encontrar un caso de Acoso Escolar en un centro se percibe como un fracaso. Esperemos que llegue el día en el que se vea como un éxito, ya que ese será el momento en el que las víctimas podrán empezar a tener la oportunidad de ver como empieza el camino para solucionar su situación.

¡¡Esperamos no defraudar a todos y todas los que sufren y que tienen la esperanza de que actuemos ya para ayudarles!!

close
¡ENTERATE!

¡Regístrate para recibir las últimas noticias en tu correo electrónico!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies